Las velas… son también un sucio negocio.

01 Diciembre 2013

Autor: Juan Merayo

Si su vecino de amarra le pregunta si sus velas de diversos tonos grises marrones son de alguna fibra exótica de nueva generación, UD. se dará cuenta que ha llegado el momento de lavar velas. Aparte de hongos, sal, residuos grasos de polución, manchas de indefinible procedencia, lluvias de barro, etc. que van afeando la vela a medida que pasa el tiempo sin lavar y la broma de su amigo, existe una real agresión a la estructura de la vela misma a tener seriamente en cuenta. Como el aumento de color y manchas se produce lenta y paulatinamente, es difícil medir diferencias al no existir un elemento de comparación, sin embargo la performance y nuestra inversión decrecen y esto si se puede medir. Mientras tanto lavamos rigurosamente el automóvil, una inversión que decrece inexorablemente. La sal del agua de mar si es lavada regularmente mantendrá su vela siempre húmeda, campo propicio para hongos (puntos y manchas negras) que en principio son superficiales, mas tarde se meterán entre las costuras y finalmente formarán parte de la vela con otras suciedades indefinibles. Si las velas son laminares con el tiempo los hongos, navegarán por dentro del adhesivo y serán imposibles se sacar. Si los spinnaker se mojan con agua de mar después de una arriada no ortodoxa y son guardados sin lavar con agua dulce, la humedad de la sal generará hongos y si están dentro del barco la condensación puede hacer migrar los colores obscuros hacia los más claros.
Las cremalleras de los sacos de velas de regata, lazy covers y otros herrajes, aunque sean plásticos si no son lavados, se negaran a cooperar cumpliendo con la inexorable Mutphy´s Law, en el momento de mayores urgencias. Pocos veleros ofrecen una solución.
No hay escapatoria, hay que lavar las velas.
Máquinas lavadoras aunque sean a escala industrial pueden arruinar una buena vela. Además productos químicos agresivos (inadecuados) pueden debilitar las fibras. Cada material es diferente y necesita un tratamiento y un producto químico específico.
En forma casera y si no se tiene experiencia se puede hacer un "lavado de cara" con un jabón neutro, cepillos suaves y agua de grifo. El problema siempre es donde, por que se necesita un espacio acorde con el tamaño de la vela para lavar y colgar para secar.
Es común escuchar que el cloro que contiene el agua del grifo puede debilitar las fibras de la velas. No tiene en cantidad suficiente para perjudicar una vela, además porque el cloro comienza a evaporarse rápidamente en contacto con el aire. Sin embargo, es importante destacar que el cloro básicamente agrede al Nylon de los spinnakers y el Kevlar de mayores y genovas, por lo tanto no use las lejías de uso doméstico si alguna vez trata de lavarlas.
En Banks Sails tenemos la experiencia de muchos años lavando velas de muchos materiales y manteniéndolas en buen estado. Básicamente toda la información sobre "como y con que" proviene de los fabricantes de tela, nadie mejor que ellos, sobre todo cuando se incorporan nuevos materiales.

Llame a su velería, a su vecino de amarra, consulte con su suegra o hágalo Ud. mismo, pero haga algo antes que los hongos y la suciedad le ganen esta regata.

 

Datos de contacto

Lugar:
Palma de Mallorca
Móvil:
670759539
Web:
www.adnmediterraneo.org
Email:
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Sobre nosotros

Asociación sin ánimo de lucro constituida para defender los derechos de los navegantes, promover la navegación y conservación del medio marino.